Silueta

Cada noche me sentaba junto a mi ventana, esperando que ella se asomara en la suya a fumar su cigarrillo nocturno cotidiano. Por la posición de nuestras ventanas nunca pude detallar su rostro, siempre veía solamente su silueta; la silueta mas hermosa que había visto en toda mi vida, con el cabello suelto, sus largos, suaves rulos moviendose contra el viento.

Cada noche esperaba con ansias ese cigarrillo nocturno, y cuando no se asomaba me rompía el corazon, me preguntaba qué estaría haciendo que no tenía tiempo ni para asomarse a fumar.

Por meses contemplé esa silueta, y me enamoré de ella, de aquella mujer perfecta a la que nunca conocí, cuyo rostro nunca ví, cuya oz nunca oí, solo una desconocida y perfecta silueta, perfecta para mí.

Advertisements